-->

Neuralink de Elon Musk planea sus primeros implantes de chip cerebral en humanos

La profecía que habla de un chip implantado en el cerebro humano parece que ha llegado al punto de convertirse en una realidad. Neuralink de Elon Musk, una empresa ambiciosa y misteriosa centrada en el desarrollo de interfaces cerebro-máquina que pueden conectar mentes con máquinas. La compañía hoy emergió de las sombras para compartir su progreso hasta el momento, junto con sus planes para el futuro, que implican implantar sus primeros chips en humanos a principios del próximo año.

Los métodos principales incluyen el uso de electrodos en el cuero cabelludo implantados en el cerebro para captar las señales eléctricas que emite y luego decodificarlas para una variedad de propósitos. Como hemos visto solo en los últimos años, estas ondas cerebrales podrían usarse para controlar los drones o un exoesqueleto, permitir que las personas paralizadas recuperen el control sobre sus extremidades o usar tabletas y computadoras con sus pensamientos.

Sin embargo, tal como están, estos electrodos están limitados en cuanto a la cantidad de información que pueden transmitir desde el cerebro, y ese es uno de los problemas clave que Neuralink se ha propuesto resolver. La motivación para una nueva y mejorada interfaz cerebro-máquina, dice Musk, es, primero, entender y tratar los trastornos cerebrales y, finalmente, mejorar nuestro cerebro para crear una especie de "simbiosis" con máquinas artificialmente inteligentes. "Con una interfaz cerebro-máquina de alto ancho de banda, podemos seguir adelante con el viaje, y podemos tener la opción de fusionarnos con la IA", dijo.

Musk afirmó que los mejores dispositivos aprobados por la FDA usan alrededor de 10 electrodos para tratar la enfermedad de Parkinson (aunque hemos visto a los científicos implantar cientos a la vez como parte de los primeros proyectos de investigación). Mientras tanto, el primer conjunto de electrodos de Neuralink, que es un pequeño chip que llama N1, cuenta con 1.000 canales. En lugar de electrodos rígidos que pueden provocar un riesgo de lesión, la matriz N1 utiliza hilos muy pequeños y flexibles alrededor de un tercio del diámetro del cabello humano.

Estos serían implantados en el tejido cerebral por un cirujano robótico, que Neuralink también ha desarrollado para insertar de manera segura los electrodos sin romper los vasos sanguíneos en el cerebro. Una vez implantados, los sensores N1 serían capaces de leer las señales del cerebro, o de estimularlas con sus propias señales, si fuera necesario, a un ancho de banda mucho mayor que el actual. Estos datos se enviarían a un dispositivo implantado quirúrgicamente detrás de la oreja, que luego se transfiere a una computadora de forma inalámbrica.

Inicialmente, Neuralink quiere permitir que sus usuarios controlen sus teléfonos inteligentes a través del chip N1. La compañía espera iniciar ensayos clínicos con versiones rudimentarias de su sistema en humanos en 2020, aunque describe esa línea de tiempo como "aspiracional". Estos ensayos involucrarían conjuntos de cuatro chips N1 cosidos en el cerebro de cuadripléjicos que han sufrido lesiones en la médula espinal. Para empezar, y probablemente durante algún tiempo, a los sujetos se les implantarán los chips N1 a través de la cirugía tradicional con anestesia general, pero más adelante, con la ayuda de su cirujano robótico, Musk imagina que será mucho más sencillo.

La compañía tendría que probar la seguridad de sus chips en primates antes de que empiece en humanos. Más allá de eso, tendría que satisfacer a los reguladores que pueden aportar algún tipo de beneficio terapéutico. Pero es posible que la compañía esté más lejos con estos objetivos de lo que decidió revelar hoy. Musk afirmó varias veces que la principal motivación para el evento fue con fines de reclutamiento, ya que Neuralink busca construir su equipo e impulsar la tecnología. "Tiene un potencial tremendo, y esperamos tener esto en un paciente humano para fines del próximo año".

 
Full aprendizaje © 2019 -